El Tren de la Vida

El Tren de la Vida

Nada. No hay nada que se acerque al dolor de perder a un ser querido si ese ser querido es un hijo. La mayoría de nosotros no podemos siquiera imaginar lo que debe pasar por la mente y el corazón de una madre y un padre que viven esta tragedia.

Se supone que de manera natural, nuestros hijos nos sobrevivan y no al revés. Es un evento que va en contra de lo que consideramos normal.

Sabemos que es incalculable y sumamente profundo el amor que una madre y un padre tienen para con sus hijos. También es innegable el hecho de que existen muchos sentimientos que nacen al tiempo en que los hijos llegan al mundo; cariño, planes, ilusiones, anhelos, realización y tantos otros que podríamos mencionar. Todo se suma y hace prácticamente insoportable la pérdida de un hijo.

Sería una verdadera locura pensar que estaríamos dispuestos a dar la vida de uno de nuestros hijos a favor de otra persona. Sería impensable la posiblidad de tener que ceder la vida de un hijo a cambio de la vida de un desconocido. ¿Lo harías tú? ¿Estarías dispuesto a ofrecer la vida de tu hijo en favor de algunos desconocidos?

Déjame contarte, en el siguiente video, la historia de un hombre que tuvo que enfrentar una crisis como la que estamos comentando.

Extractos de la película “Most” (“El Puente”)

También nosotros, como en la película, vamos en un tren: el tren de la vida. Pero, ¿hacia dónde?