¡Podrías estar muy cerca de tu muerte!

¿Qué tan cerca estaré de mi muerte?

¡Podrías estar muy cerca de tu muerte!

Ignorar que llegará no impide que ocurra. La muerte está prescrita para todos nosotros y tarde o temprano, tendremos que enfrentarla.

Sin embargo, si también ignoramos los cuidados que nuestra mente, cuerpo y espíritu necesitan para una salud integral y para prevenir enfermedades o males, estamos permitiendo muy probablemente que la muerte nos alcance antes de lo que esperamos.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2005 se registraron 58 millones de muertes1. La OMS contabiliza tanto las muertes causadas por enfermedades como aquellas provocadas por accidentes o por violencia.

Aunque en el asunto de los accidentes y casos fortuitos como catástrofes naturales, asaltos, etc., hay algunos aspectos que podemos cuidar para minimizar las posibilidades de que algo así nos ocurra, realmente no tenemos todo el control o, para ser más claros, no tenemos casi ningún control.

En el caso de los problemas de salud, hay un poco más de posibilidades para prevenir que aparezcan o bien, podemos tomar medidas para retrazar la aparición de enfermedades.

Aunque, siendo honestos, en México nos falta fomentar una cultura del cuidado integral de la salud.

Por ejemplo, necesitamos también vigilar nuestra salud mental y emocional. Esta área resulta más difícil de atender ya que consultar a un sicólogo o psiquiatra no es una opción para muchos de nosotros. Tampoco lo es el buscar a un consejero en nuestro ámbito religioso o social.

Pero es importante nuestro estado de salud emocional, pues está comprobado que éste afecta al sistema inmunológico por lo que, descuidar esta área incrementará la posibilidad de que aparezcan o se desarrollen enfermedades físicas o incluso, otras de carácter emocional, como las adicciones.

Sería necesario entonces, promover ideas, consejos y verdades que impacten en la calidad de vida de los mexicanos. La oración con la que inicia este mensaje es una verdad innegable: podríamos estar, en este justo momento, más cerca de nuestra muerte de lo que nos imaginamos o deseamos.

Con esto en mente, queremos hacerte algunas sugerencias prácticas y decirte algunas verdades que mejorarán tu calidad de vida y que te prepararán para cuando el momento de partir llegue para ti.

Vive mejor y prepárate para el futuro

Da clic para continuar leyendo...

Consejos para la salud física
Algunas medidas preventivas que debes considerar para mejorar tu calidad de vida y evitar la aparición temprana de enfermedades son:

  • Vigila tu alimentación. Consulta a tu médico o nutriólogo; ellos te pueden ayudar a encontrar la dieta adecuada a tu estilo de vida.
  • Realízate chequeos médicos regularmente cada 6 ó 12 meses. Consulta a tu médico familiar ya que estos varían si eres hombre o mujer y de acuerdo al grupo de edad en el que te encuentres.
  • Nunca suspendas tratamientos médicos. No dejes de tomar tus medicamentos o de asistir a tus sesiones de terapia física sin contar con el alta de tu médico.
  • Nunca te automediques. Esta es una práctica común, pero no por ello deja de ser incorrecta y peligrosa. Acude a tu centro de salud cuando te sientas enfermo.
  • Hacer ejercicio. El corazón junto con todo el organismo se mantiene a tono cuando nos ejercitamos.

Consejos para la salud emocional
En esta área es siempre más complicado aconsejar y aplicar los consejos, pero hemos recopilado algunos muy básicos para que los tomes en cuenta:

  • Procura ser positivo. Busca siempre lo bueno en la gente y las situaciones y convéncete de ello.
  • Haz ejercicio. Siempre ayuda a liberar el estrés negativo que nos generan las actividades del día, especialmente el tráfico y las presiones del trabajo.
  • Cultiva tus amistades. Un amigo de verdad siempre escucha y esta es una terapia muy efectiva. Además, tener cerca a alguien que pueda observar en nosotros cambios de conducta y decírnoslo con confianza y buena intención, es muy valioso.
  • Si te das cuenta de cambios en tu estado de ánimo y te sientes triste, deprimido, con flojera, sueño o irritable cada vez más seguido o de manera constante, no dudes en comentarlo con alguien de confianza y acudir con tu médico familiar; él te puede aconsejar que es lo que debes hacer.
  • Siempre que pases por una crisis de cualquier tipo (trabajo, noviazgo, matrimonial, etc.) acércate con algún amigo o familiar y platícalo. Los amigos y familiares siempre estarán al pendiente de nuestros cambios y si están enterados de nuestros problemas, podrán detectar los síntomas de depresión más fácilmente.

Consejos para la salud administrativa
Aquí enumeramos unos cuantos consejos de economía personal que sabemos son útiles e importantes:

  • Organiza por anticipado tus gastos. Una libreta con el listado de todos tus gastos y deudas será una valiosa herramienta para no perder el rumbo y quedar sumergido en deudas innecesarias.
  • Ahorra. Nunca hace daño guardar un poco de nuestro dinero para conseguir metas o bien, para imprevistos.
  • No uses la tarjeta de crédito a menos que tengas el efectivo para liquidarla antes de su fecha de corte. Úsala solo para evitar cargar efectivo o para emergencias. Recuerda: el dinero de tu tarjeta de crédito NO es tuyo, es del banco y te lo cobrará muy caro.
  • Vive a tu nivel. Es importante que siempre estés consciente de que hay gente (y amigos) con más dinero que tu. No es necesario gastar tanto como ellos para mantener su amistad y aceptación si en verdad son amigos sinceros. No te endeudes ni gastes lo que tienes previsto para otros fines y necesidades solamente para “quedar bien” o “sentirte a la par”.

Consejos para la salud “urbana”
Mantener la integridad física en nuestras ciudades es hoy todo un arte, por eso te damos aquí algunos consejos para ello:

  • No lleves tus tarjetas de crédito y débito a todos lados.
  • No uses los cajeros automáticos que dan a la calle y que están en lugares solitarios.
  • No cuentes el dinero a la vista de todos.
  • No hagas retiros de cantidades grandes de dinero en ventanilla.
  • Conduce tu auto con las ventanillas cerradas de preferencia.
  • Utiliza avenidas y calles principales para circular siempre que sea posible.
  • No andes hasta altas horas de la noche en la calle si no es por una buena razón.
  • No guardes fotografías familiares ni en tu cartera ni en tu celular.

Verdades para la salud espiritual
Este tema es muy importante porque mantener una salud espiritual estable, nos permite llevar una vida con paz y estar preparados para el final de esta. No hablamos de religión o filosofía, es importante que sepas que consideramos al espíritu como parte integral de la persona y de las relaciones. Por la importancia de este tema, es necesario ocupar algunos párrafos adicionales para clarificar con toda precisión a que nos referimos.

  • Recuerda que un cuidado integral debe considerar todos los aspectos de tu persona, así que sé consciente de que somos personas con espíritu.
  • Para alcanzar esta salud espiritual, es necesario que consideres la importancia de estar en paz y a cuentas con el Creador.
  • Es importante (más de lo que normalmente pensamos) entender como debes relacionarte con ese Creador. Esto determinará la calidad de salud espiritual durante tu vida y te hará estar listo para cuando tu vida llegue a su fin.

La relación con Dios, el Creador, se perdió porque nosotros la hemos roto. Todo lo que hacemos que va en contra de sus mandatos nos aleja de Él y, créeme, siempre hacemos lo contrario a lo que Él nos pide. Por esa razón, estamos alejados y por ello debemos pagar un precio: la separación total y eterna del Creador, de Dios. En este aspecto, nuestra salud espiritual está comprometida; no existe, no tenemos remedio pues no hay nada que podamos hacer por nuestros propios méritos y conocimientos. Sin embargo, hay esperanza.

Dios dice en su Palabra, La Biblia: “Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro”2. Dicho de otra forma: El precio de vivir separados de Dios por no obedecerlo (lo cual se llama pecado) es pasar la eternidad alejados de Él (lo cual implica sufrimiento eterno) sin embargo, el regalo que Dios nos ofrece es la vida después de la vida, la vida eterna, que significa pasar la eternidad con Él, en su presencia. Esto solo puede lograrse a través de Cristo Jesús, el Hijo de Dios.

Sí, este ha sido el plan de Dios, restaurar la relación que nosotros rompimos y mostrarnos su amor. Ahora bien, ¿cómo ha llevado a cabo esta restauración? Hace poco más de 2000 años, Dios se encarnó y vivió entre nosotros. Lo conocimos con el nombre de Jesús, el Hijo de Dios. Su misión era desde el principio, venir a pagar el precio que tú y que yo deberíamos pagar por nuestro pecado. Dice también la Biblia: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”3. Así que, para cumplir su misión y pagar por tus pecados y librarte de la muerte eterna, por su propia voluntad, murió crucificado. Prácticamente tú y yo lo matamos, porque para justificarnos a nosotros delante de Dios, Él murió en la cruz, llevando el peso de todos nuestros pecados y pagando el precio de nuestra redención.

Solo necesitas dar dos pasos para hacer tuyo este regalo de Dios:

1. Reconocer que estás alejado de Él porque eres pecador (“pecado” es no hacer lo que Él ordena) y arrepentirte de tus pecados y pedirle perdón a Dios. Arrepentirse es que te avergüence y te duela pecar y decidas dejar de hacerlo y vivir de acuerdo a la voluntad de Dios.

2. Creer que Jesús es el Hijo de Dios que vino a morir por tus pecados para justificarte delante de Dios; que al tercer día resucitó; y que es el único que puede darte la salvación, la vida eterna. Esto es, poner toda tu fe en Él y reconocerlo como Salvador y Dueño de tu vida.

¿Cómo haces esto? Busca un lugar tranquilo y de rodillas, habla con Dios y dile todo esto que has entendido y que ahora sabes que debes hacer. Reconoce delante de Él que eres pecador y confiésale todos y cada uno de los pecados que puedas recordar. Dile que estás arrepentido de la vida que llevas lejos de Él y que deseas obtener su perdón; que entiendes que solamente Jesús, al haber muerto en la cruz y derramado su sangre, puede limpiarte de todo pecado y darte la vida eterna; que has puesto toda tu fe en Él. Dile que confiesas y declaras que Jesús es tu Señor y Dueño.

Si tienes dudas, contactarnos y dinos tus preguntas o comentarios haciendo clic aquí; nos dará mucho gusto oír de ti.

Por favor, no te quedes con ninguna duda, esto es lo más importante en la vida, búscanos hoy mismo en nuestra página Web con tus dudas y preguntas; no eches en saco roto lo que has leído, hoy es un buen día, mañana… quién sabe si aún estés con nosotros.

Si deseas leer más información al respecto, te sugerimos que  escuches y leas el artículo: “Falsamente Seguros“.


Artículo tomado de Integridad y Salud

1 Nota descriptiva N°297, Febrero de 2006. Organización Mundial de la Salud.
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/index.html
2 Romanos 6:23, La Biblia, Nueva Versión Internacional © 1999 International Bible Society.
3 Juan 3:16, La Biblia, Nueva Versión Internacional © 1999 International Bible Society.